Pasar al contenido principal
SpanishSpanish EnglishEnglish

Mujer y niño

Image
yo me cuido

Teniendo en cuenta que el periodo de un embarazo está compuesto por 40 semanas y que la madre debe realizarse ecografías cada trimestre para conocer el estado de su bebé, es posible que se presenten algunas situaciones como: 

 

Parto pretérmino o prematuro 

Parto que se produce entre la semana 20 y la semana 36 más 6 días de embarazo contados desde la fecha de la última menstruación.  

 

Amenaza de parto pretérmino 

Presencia de contracciones uterinas dolorosas que se presentan entre la semana 20 y la semana 36 más 6 días de embarazo contados desde la fecha de la última menstruación. Estas contracciones pueden causar cambios en el cuello uterino como dilatación o acortamiento, que pueden terminar en un parto prematuro. 

 

Preeclampsia  

Complicación del embarazo caracterizada por un aumento de la presión arterial de la gestante. Puede ocurrir después de la semana 20 de gestación o incluso hasta seis semanas después del parto o la cesárea. La preeclampsia puede también presentar los siguientes signos y síntomas:  

 

  • Presencia de proteínas en la orina.  

  • Insuficiencia renal.  

  • Enfermedad hepática.  

  • Alteraciones neurológicas.  

  • Afecciones hematológicas. 

  • Afecciones del feto o la placenta.  

 

Hemorragias del embarazo 

Sangrado vaginal que ocurre en cualquier semana del embarazo. Las causas durante los primeros meses del embarazo pueden deberse a los siguientes factores: 

 

  • Aborto o amenaza de aborto. 
  • Embarazo ectópico o embarazo fuera del útero.  

 

En el caso de sangrado en los últimos meses de gestación, las causas suelen ser por: 

 

  • La placenta cubre total o parcialmente el cuello uterino. 

  • Desprendimiento prematuro de placenta antes del parto 

 

Ictericia en el recién nacido 

Coloración amarillenta de la piel y las mucosas del recién nacido producto del aumento de la bilirrubina en la sangre, un compuesto de color amarillo que se encuentra en la bilis y que se produce cuando el cuerpo reemplaza los glóbulos rojos viejos por nuevos. 

 

Bronquiolitis 

Infección respiratoria que se presenta en niños pequeños. Por lo general, es producida por una infección viral que ocasiona congestión e inflamación de los bronquiolos. 

 

Reflujo gastroesofágico 

Incidente que se produce cuando la comida retrocede del estómago hacia el esófago. Si bien es cierto esto puede ser normal en los recién nacidos, luego de los 18 meses de edad puede presentarse como síntoma de una enfermedad digestiva. 

 

Taquipnea del recién nacido 

Aumento de la frecuencia respiratoria mayor a 60 respiraciones por minuto. Por lo general, se inicia en las primeras horas de vida y se resuelve a las 72 horas posteriores al nacimiento. 

 

Hipoglicemia neonatal 

Disminución del azúcar en sangre en los recién nacidos. Con frecuencia se manifiesta con disminución de la actividad física, intolerancia de la vía oral o flacidez de los músculos. 

 

Deshidratación 

Pérdida excesiva de agua y electrolitos. En los recién nacidos se produce por disminución de la lactancia. 

Un oportuno control prenatal es la pieza fundamental para hacer un adecuado seguimiento del embarazo y diagnosticar cualquier enfermedad. Justamente, el servicio de embarazo y recién nacido cuenta con un equipo médico que se encarga del examen físico, toma de pruebas de embarazo y la realización de imágenes diagnósticas que permiten identificar el embarazo y la presencia de factores de riesgo. 

 

El equipo multidisciplinario de la Fundación Santa Fe de Bogotá brinda a las personas gestantes y sus familias herramientas educativas que les permiten crear hábitos de autocuidado para identificar oportunamente signos de alarma en la gestante o el recién nacido. 

Ante cualquier signo de alarma, es importante consultar al servicio de urgencias para tomar muestras de laboratorio, imágenes diagnósticas y pruebas de bienestar fetal que permitan emitir un diagnóstico oportuno. 

Entre los signos de alarma que indican que es necesario acudir a urgencias se encuentran: 

  • Dolor pélvico.  

  • Tres o más contracciones en diez minutos.  

  • Salida de líquido o sangrado por la vagina.  

  • Disminución de movimientos fetales.  

  • Tensión arterial elevada, mayor a 140/90 milímetros de mercurio.  

  • Dolor de cabeza.  

  • Dolor en la boca del estómago.  

  • Visión borrosa.  

  • Ver destellos de luz.  

  • Escuchar pitidos en los oídos.  

  • Intolerancia a la vía oral.  

  • Ansiedad y tristeza constantes.  

 

Ante la presencia de cualquiera de estos signos, se recomienda asistir a la evaluación médica de urgencia para evitar complicaciones futuras

La Fundación Santa Fe de Bogotá cuenta con múltiples especialidades para atender las necesidades tanto de la madre como del recién nacido. El objetivo es brindar una atención integral y de calidad. Entre las especialidades se encuentran: 

 

  • Ginecología 

  • Pediatría. 

  • Anestesia. 

  • Enfermería. 

  • Laboratorio clínico. 

  • Vacunación. 

  • Curso de preparación para la maternidad y la paternidad. 

  • Unidad obstétrica. 

  • Unidad de cuidados intensivos neonatal. 

  • Unidad de apoyo a la lactancia materna. 

  • Escuela para padres. 

 

La línea de servicio para el embarazo y el recién nacido de la Fundación Santa Fe de Bogotá recomienda seguir los siguientes consejos para garantizar el bienestar de la gestante y del bebé, evitando complicaciones durante la gestión: 

 

Seguir una dieta balanceada 

Una nutrición balanceada es esencial durante el embarazo. Es importante que las gestantes asistan a una cita con el equipo de nutrición y que, a su vez, incluyan en su dieta los siguientes componentes para garantizar la buena salud de la madre y el desarrollo del bebé : 

 

  • Ácido fólico: Una vitamina B que puede ayudar a prevenir ciertos defectos congénitos.  

  • Hierro: Mineral importante para el crecimiento y el desarrollo cerebral del bebé.  

  • Calcio: Durante el embarazo, el calcio puede reducir el riesgo de preeclampsia. El calcio también puede ayudar a la formación y el desarrollo de los huesos y dientes del bebé. 

  • Vitamina D: Ayuda al calcio a formar los huesos y dientes del bebé. Todas las mujeres, embarazadas o no, deben recibir 600 unidades internacionales de vitamina D al día. 

 

Realizar actividad física 

La actividad física durante el embarazo es de vital importancia, pues ayuda a mantener e incluso mejorar la condición física de la madre. Si la gestante tiene sobrepeso, la actividad física y la buena alimentación pueden ayudar a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades como preeclampsia, dolor pélvico, dolor lumbar, y aumento excesivo de peso. 

 

El plan nutricional debe iniciarse con la autorización del médico obstetra después de la semana 12 de gestación, cuando comienzan a disminuir los malestares del primer trimestre del embarazo. 

 

Es importante tener en cuenta: 

 

  • Mantenerse hidratada antes, durante y después del entrenamiento. 

  • Comer una merienda antes del ejercicio para evitar la fatiga y el malestar físico mientras se hace ejercicio. 

  • Realizar actividad física en un espacio abierto con adecuada ventilación.  

  • Si es posible, realizar la rutina de ejercicios bajo la dirección de un profesional. 

 

Cuidar la salud mental 

La depresión y la ansiedad constituyen los problemas mentales más frecuentes durante el embarazo y luego del parto, también conocida como "depresión postparto". Los cambios propios de la gestación y la carga hormonal pueden afectar el estado emocional de la paciente obstétrica y desencadenar una depresión posparto. La Fundación Santa Fe de Bogotá recomienda mantener una adecuada salud mental mediante terapias psicológicas guiadas y apoyo emocional. 

 

Descansar adecuadamente 

Durante los primeros meses de embarazo es normal que se produzcan cambios en el sueño y el descanso. Al principio de la gestación, es común que la persona embarazada presente un aumento del sueño durante la mayor parte del día. Esto sucede por el aumento de la progesterona, la cual proporciona un efecto sedante en el cerebro. 

 

A medida que el embarazo avanza y la gestante continúa sintiéndose cansada, es probable que presente dificultades para conciliar el sueño e incluso tenga episodios de insomnio. El insomnio o la dificultad para conciliar el sueño se debe a los cambios físicos y hormonales del cuerpo, así como a otros factores como, por ejemplo, la necesidad de orinar con mayor frecuencia, el aumento de la frecuencia cardíaca, la dificultad para respirar y los calambres en las piernas. La persona embarazada también puede presentar dolor de espalda, acidez y estreñimiento. 

 

En este sentido, la Fundación Santa Fe de Bogotá recomienda: 

 

  • Dormir y despertar a la misma hora todos los días. 

  • Evitar ingerir líquidos o comidas abundantes horas antes de acostarse.  

  • Evitar hacer ejercicio antes de acostarse. 

  • Eliminar la ingesta de bebidas como refrescos, café y té. Estas bebidas contienen cafeína, lo que dificulta el sueño. 

  • Realizar actividades relajantes antes de acostarte como leer un libro o tomar una ducha caliente puede ayudar a conciliar mejor el sueño.

¿Es importante el control prenatal? 

Sin duda el control prenatal es un cuidado fundamental durante el embarazo. Con este control se pueden abordar aspectos como: 

 

  • Educación sobre cuidados, recomendaciones y signos de alarma. 

  • Solicitud y control de pruebas de laboratorio e imágenes diagnósticas, para identificar oportunamente complicaciones y decidir el tratamiento. 

  • Ayuda a disminuir la ansiedad ante el parto y la recuperación. El objetivo es que la gestante conozca qué puede suceder y cómo enfrentar cada situación. 

  • Fortalecimiento de los vínculos entre la gestante, su cuidador y su familia durante la gestación, el nacimiento y el posparto. El objetivo es fortalecer la red de apoyo familiar de la gestante. 

  • Seguimiento por parte del equipo de la Fundación Santa Fe de Bogotá, para valorar de manera integral a la embarazada e identificar oportunamente factores de riesgo. 

 

¿Puedo estar acompañada durante el nacimiento de mi bebé, sea por parto o por cesárea? 

Los principios del parto humanizado resaltan la importancia de que la gestante esté acompañada en todo momento. El objetivo es disminuir su ansiedad y su angustia, y fortalecer el vínculo afectivo con sus familiares. 

 

¿Puedo tener en el hospital un parto de acuerdo con mis creencias? 

La Fundación Santa Fe de Bogotá brinda atención centrada en la persona  embarazada y su familia. Por esta razón, y alineados con los principios del parto respetado y humanizado, se implementa un plan de parto. Se trata de un documento por el cual el ginecólogo y la gestante, acompañada por la persona más cercana a ella, plasman los acuerdos sobre las actividades que se realizarán durante el trabajo de parto, el parto y el posparto, siempre y cuando no pongan en riesgo la seguridad de la mujer embarazada y del recién nacido.  

 

Mediante el plan de parto la gestante manifiesta cómo le gustaría vivir esta etapa tan importante de su vida y cuáles son sus preferencias para hacer de ese momento algo memorable. 

Profesionales

Encuentra tu doctor

Selecciona una opción según el tipo de búsqueda que deseas realizar.

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología