Pasar al contenido principal

Ingresa

Con la tecnología de Google TraductorTraductor
SpanishSpanish EnglishEnglish

El cigarrillo convencional y sus efectos

En esta sección podrás conocer ¿Qué es un cigarrillo? y de ¿Qué sustancias se encuentra compuesto?, para analizar a fondo los efectos de esas sustancias sobre el cuerpo humano al inhalarse o estar expuestos directa o indirectamente a estas sustancias.    

 

Fumar o consumir tabaco, en cualquiera de sus modalidades, es una conducta aprendida, compleja, asociada a una sustancia psicoactiva que genera adicción. 

Un cigarrillo es un producto elaborado con tabaco picado, recubierto por una hoja delgada en forma de cilindro y generalmente acompañado por un filtro. El cigarrillo es encendido en uno de sus extremos y se consume mientras se inhala el humo producto de la combustión del tabaco y los demás químicos presentes en él. Este tipo de formato al cual llamaremos “cigarrillo convencional” es la forma con mayor frecuencia de uso para el consumo de tabaco en nuestra población, pero es importante aclarar que existen otras formas de consumir tabaco que se detallaran en la sección “formas de consumir tabaco”. 

 

El cigarrillo está compuesto por un 50% de hojas de tabaco, las cuales contienen nicotina que se absorbe rápidamente y llega al cerebro en unos 10 segundos, lo cual explica su alto poder ADICTIVO. La nicotina es también la causante de importantes alteraciones en el sistema cardiovascular que finalmente dañan el corazón y los vasos sanguíneos. 

 

 Además, el cigarrillo contiene 30% de “tabaco reconstituido”, el cual es una mezcla de tallos molidos y polvillo de tabaco a la que se le agregan aditivos. Los aditivos utilizados en la elaboración de un cigarrillo tienen dos funciones: suavizar la aspereza del tabaco, para lo cual agregan azúcar, chocolate, miel, regaliz, mentol, etc.; y manipular el contenido de nicotina, por ejemplo, agregando amoniaco, sustancia que aumenta la liberación de la nicotina.  

 

El 20% restante continente “tabaco expandido” con dióxido de carbono, con lo que buscan incrementar su volumen.

 

¿Qué contiene el humo del cigarrillo?

 

 

   

  

   

1. El Alquitrán:  

   

Es el nombre común para la materia resinosa, producida por la combustión del tabaco y otras materias vegetales mientras se fuma. Los restos quedan depositados en el pulmón como el hollín en una chimenea, lo cual termina obstruyendo los bronquios y afectando la respiración. En este compuesto se han identificado al menos veinte compuestos cancerígenos.  El alquitrán es el causante de enfermedades como cáncer de pulmón y la Enfermedad Obstructiva Crónica (EPOC).  

   

2. La Nicotina:  

 

Es una sustancia alcaloide con altas propiedades estimulantes, que se encuentran presentes en el tabaco. Genera efectos en el cerebro muy rápidos y en los neurotransmisores, produciendo alteraciones en el comportamiento y en el estado de ánimo.  

 

Dada su rápida absorción, al ser aspirada, llega al cerebro en unos 10 segundos, lo cual explica su alto poder ADICTIVO.  La concentración de nicotina en sangre depende más del grado de inhalación que de su propio contenido en el cigarrillo. 

 

Produce importantes alteraciones en el sistema cardiovascular, con efectos en la frecuencia de los latidos del corazón y el cierre de los vasos sanguíneos, que finalmente dañan el corazón. 

 

Otros efectos descritos son:   

   

  • Desencadena la liberación de adrenalina y noradrenalina que producen daño en la pared interna de las arterias (endotelio).   

  •  Aumenta el tono coronario con espasmo.  Vasos sanguíneos, más rígidos. 

  •  Produce alteraciones de la coagulación.  Promueve la formación de coágulos. 

  •  Incrementa los niveles de colesterol nocivo para la salud y reduce los niveles de colesterol necesario para un buen estado de salud.   

   

3. Monóxido de carbono:  

   

Es un gas incoloro muy tóxico que se produce por la combustión del tabaco y el papel.  Impide que el oxígeno se fije a la hemoglobina en la sangre, esto reduce en un 10% el aporte de oxígeno a los tejidos. Disminuye el aporte de oxígeno al corazón, aumenta el colesterol y facilita la formación de coágulos.  

 

Que el deseo de fumar no te domine.

El deseo de fumar se acompaña de una situación, emoción o creencia a cerca del porque la persona necesita fumar, estas razones pueden ser: estar con otros fumadores, tomar café, después de comer, el aburrimiento entre otros, así que es importante que empiece a reconocer cuáles son tus razones, para poder trabajar en ellas y cada vez evitar quedar en medio de una nueva probabilidad de querer fumar.

 

Fumar o consumir cigarrillo en cualquiera de sus modalidades, es una conducta aprendida, compleja asociada a una sustancia psicoactiva como la nicotina, la cual genera altos niveles de adicción o dependencia que le impide a la persona que fuma dejar de hacerlo.

 

El tabaquismo es una adicción, es decir una enfermedad adictiva crónica que genera serias consecuencias en la salud, pero que tiene el potencial de resolverse con la decisión de fumar, pero que requiere mantenerse en el tiempo.

 

La mayoría de los estudios científicos han evidencian que dejar fumar es "facil" el problema es "mantenerse en el intento" es decir, no recaer. Las cinco claves para lograr dejar de fumar y hacerlo para siempre:

 

1.           Prepárate.
2.           Busca apoyo y estímulo
3.           Aprende habilidades y conductas nuevas.
4.           Apóyate con medicamentos, utilizándolos correctamente.
5.           Prepárate para las recaídas y las situaciones difíciles.

 

ESTRATEGIAS QUE LE AYUDARAN A TOMAR EL CONTROL DEL CONSUMO DE CIGARRILLOS

 

A continuación, encontrará algunas estrategias que le ayudaran a controlar el consumo diario del cigarrillo, para aplicarlas tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • Elija 2 o 3 estrategias con las que quieras EMPEZAR a controlar su conducta, piense CÓMO implementarlas y HACERLAS en la semana siguiente.

 

  • Empiece por los cambios que le resulten más FACILES.

 

  • Cada semana, es importante proponerse nuevas estrategias

 

  • Siempre establecer metas POSIBLES y a CORTO PLAZO.

 

 

 

ESTRATEGIA 1:

REGISTRA durante tres días cada cigarrillo ANTES de encenderlo.

 

Esta tarea es altamente efectiva para identificar los “cigarrillos automáticos” y complementa la estrategia anterior por que incluye “preguntar y postergar”.

 

Al realizar el registro completo con la información recolectada, le permitirá reconocer cuales son los disparadores de su deseo de fumar, la intensidad de su necesidad de cada cigarrillo y la nueva posibilidad que debe planear para evitar fumar en ese momento.

 

¿Cómo realizarlo?

 

  • Los días seleccionados para realizar el registro, debe asegurarse de llevar SIEMPRE la hoja con usted. Si así lo desea, envuelva la hoja de registro diario dentro de la caja de cigarrillos y asegúrala con una banda elástica.

 

  • Cuando esté a punto de tomar un cigarrillo, antes de ponerlo en su boca y encenderlo, realiza el registro.

 

  • Realice el registro en forma completa, indique la hora del día, la actividad que va a realizar, y seleccione la palabra que mejor describe sus sentimientos en ese momento y clasifique cuanto necesita ese cigarrillo.

 

  • Termine registrando la nueva alternativa o actividad que realizará, para ayudarle a postergar su deseo de fumar en ese momento específico.

 

Estrategia 2:

Fuma únicamente aquellos cigarrillos que son “imprescindibles”

 

No se preocupes en esta primera etapa por el “número” de cigarrillos que consume por día, lo que importa es que cada uno sea PENSADO. ¡No se apure! Este es el primer paso.

 

Para lograrlo:

  • Debe mantener la caja de cigarrillos lejos, fuera de su lugar habitual y que no esté a la vista.

 

  • Cuando sientas deseos de fumar, tendrá tiempo de preguntarse “¿Realmente lo necesito YA?”

 

  • Postergue unos minutos cada cigarrillo, realizando alguna actividad que lo distraiga como: beber agua, caminar por unos minutos, terminar la tarea que estaba realizando, o mejor … una actividad que le resulte placentera. 

                                                                                                                                      

 

ESTRATEGIA 3:

Establece y aplica algunas reglas que te ayudarán a controlar el consumo de cigarrillos.

 

  • Compre un paquete a la vez: si compra en exceso fumara en exceso.

 

  • Nunca fume los cigarrillos de otras personas: no pida ni acepte cigarrillos de nadie. Esta acción es parte del entrenamiento para evitar la recaída. Aprenda desde ahora a decir: ¡¡¡NO GRACIAS!!!

 

  • Aumentar la actividad física: además de los múltiples beneficios para la salud, el ejercicio es un aliado en el proceso de ganarle al cigarrillo. Ayuda a manejar la “ansiedad” y mejora el ánimo. En la medida que va mejorando su capacidad física, su motivación  aumentará para seguir adelante.

 

La actividad física que le proponemos es el nivel actividad que su cuerpo puede realizar:

 

Sería ideal que caminara por lo menos 30 minutos al día. Si no dispone de tiempo, aumente la actividad física en su rutina diaria:

 

  • Suba escaleras, aunque sea 1 piso, aunque luego tome el ascensor
  • Utilice menos el bus o el auto
  • Camine cada vez que sea posible.
  • Levántese de la silla en el trabajo en lugar de hablar por el teléfono con el compañero de la oficina vecina.
  • Use su imaginación para incrementar su actividad física diaria, cada movimiento cuenta.

 

  • Aumenta la ingesta de líquido: tome abundante agua. Esto te ayudará el proceso de desintoxicación y también a distraer su atención por un rato en algunas situaciones.

 

  • Agrega COLOR a sus comidas: aumenta el consumo de frutas y verduras. Es posible que sientas más apetito, es un buen momento de ORDENAR su alimentación, PLANIFIQUE tus comidas diarias. Agrega a su menú las verduras, ayudan a aumentar la saciedad sin aumentar el exceso de calorías, además de los muchos beneficios por aportar fibras, minerales y vitaminas. Entre comidas planifique comer frutas o alguna proteína.

 

ESTRATEGIA 4:

Romper con las ASOCIACIONES que te llevan a fumar sin necesidad.

 

El acto de fumar está “atado” (asociado) a innumerables situaciones, lugares, acciones, emociones, de su vida cotidiana. La clave es proponerte: “mientras fumo… SOLO fumo”:

 

  • Elija un lugar en donde fumar, si es al aire libre, mejor. En este lugar (o en el camino) estarán sus cigarrillos (no a la vista) y la hoja para registrar su consumo.
  • Mientras fuma. Haga solo eso, cualquier otra actividad deberá esperar. Si no puede postergar la otra actividad… elimine el cigarrillo y realice lo que realmente desea hacer.
  • En otras palabras, No fume mientras: habla por teléfono, mira televisión, trabaja, juega en la computadora o cuando está leyendo, disfruta cada vez más de los momentos LIBRES  de tabaco.
  • Fume afuera. su casa, auto o lugar de trabajo se transformarán en sus refugios para no fumar. Esta acción además le evitará el daño que produce tu humo de cigarrillo a otros.

 

ESTRATEGIA 5:

Apóyese con medicamentos con nicotina, pero utilízalos correctamente

 

Estos medicamentos se pueden ayudar a superar el síndrome de abstinencia por la falta de Nicotina en su organismo, son ejemplo de ellos los chicles y los parches con nicotina, la función de estos medicamentos es evitar o ayudarle a controlar síntomas de abstinencia como: ansiedad, irritabilidad, cambios de humor y la necesidad imperiosa de fumar. Su médico le orientará e indicará el más adecuado según su caso.

 

Es importante saber que los medicamentos SON EFECTIVOS, pero no le “hacen dejar de fumar”, evitan el malestar que puede acompañar el cambio de conducta, es decir los medicamentos facilitan el proceso.

 

ESTRATEGIA 6:

Experimenta “un día sin fumar”

Cuando sienta que ha logrado ser consciente de todos los cigarrillos que fuma y haya aprendido a manejar el impulso de fumar con las estrategias que ha ido experimentando,

Planifique UN DÍA SIN FUMAR, en este día pondrá en práctica todas las nuevas alternativas para no fumar.

No olvide:

 

  • Incluir actividades placenteras.
  • Al finalizar el día, premiarse, si ha logrado su objetivo.

 

ESTRATEGIA 7:

Elija una fecha para dejar de fumar: Tu “día D” o definitivo

 

El “día D”, es muy importante porque abandone en forma definitiva el consumo de cigarrillo o de cualquier forma de tabaco. Prepárese para ese día, con todo lo aprendido en las estrategias recomendadas y en el ensayo de “día sin fumar”.

 

No olvide: Una vez que deje de fumar, no fume ¡ni una bocanada!

 

ESTRATEGIA 8:

Debes mantenerte libre de tabaco y atento a la recaída.

 

La idea de fumar puede seguir apareciendo, mientras que la necesidad física de nicotina disminuirá día a día hasta desaparecer luego de 4 a 6 semanas sin fumar.

 

Los primeros meses debe estar alerta. La recaída se inicia con una sola aspirada. Pero ya sabe qué hacer si aparece la idea o impulso de fumar: poner en práctica las estrategias que has ensayado en todo este proceso. Es muy importante mantener los hábitos adquiridos: alimentación, ejercicio, ingesta de líquidos.

 

Analice periódicamente los beneficios que está obteniendo por esta nueva forma de vida.

Si considera que no podrá sostener su decisión, no dude en pedir ayuda.

¿Qué es el síndrome de abstinencia?

Es la respuesta del cuerpo y la mente por la falta de la sustancia o estimulo que produce en el cuerpo. En el caso de la nicotina, el consumo prolongado puede llevar al consumidor a experimentar síntomas como: ansias de nicotina, ira, ansiedad, depresión, aumento de peso.

 

¿Cómo funciona el síndrome de abstinencia?

Un cerebro acostumbrado al consumo de nicotina genera más receptores de esa nicotina, haciendo cada vez más necesario ese contacto y llevando a la persona a no poder controlar los deseos de fumar.

 

Dado el escenario de no consumo de nicotina los niveles de Dopamina y Noradrenalina que son neurotransmisores relacionados con la sensación de placer, caen significativamente generando síntomas de malestar en el paciente, como ansiedad, angustia, sudoración, entre otros. Pero es importante que sepa que esto no le hará ningún daño, aunque puede ser difícil de manejar, estos efectos duraran un tiempo y con la compañía y el apoyo adecuado usted podrá dejar de fumar.

Durante el proceso de abstinencia usted puede sentirse:

 

  • Irritable, mal humorado.
  • El nerviosismo y la inquietud son parte de la necesidad que su cuerpo le esta indicando la necesidad de nicotina, pero esto con el adecuado manejo podrá irse controlando.
  • Los pensamientos van y vuelven, la necesidad de querer encender un cigarrillo llega a ser casi que incontrolable, eso puede afectar su concentración e interés por eso tome medidas como distractores que puedan ayudar a controlar los pensamientos de consumo.
  • El insomnio hace parte de todo este proceso de nerviosismo, los momentos de soledad serán los más difíciles ya que será el momento de enfrentarse consigo mismo, para recuperar el control esto puede llevarle a largas noches son poder dormir, mientras logra la autorregulación.
  • Uno de los síntomas más frecuentes es la ansiedad, esta puede resultar compensada por la sensación de hambre, es probable que el consumo de alimentos se incremente y un par de kilos también, es importante que elija muy bien con que se compensará y evitar el consumo de alimentos refinados o con altos contenidos de azúcar.
  • La depresión, es quizá uno de los momentos más difíciles y más en las personas que asociaban el consumo de cigarrillo a momentos tristes o de melancolía, para ello es muy importante que reciba ayuda, que su red de apoyo pueda acompañarle o poder recibir manejo de profesionales de la salud, que le puedan ayudar a solventar mejor este proceso.

 

Recuerde que fumar o consumir tabaco en cualquiera de sus modalidades, es una conducta aprendida, compleja, asociada a una sustancia psicoactiva, que genera una relación de dependencia. Por otro lado, el tabaquismo es una enfermedad ADICTIVA, como consecuencia del consumo de tabaco, es también considerado una enfermedad crónica, que evoluciona con recaídas, pero es prevenible, tratable y recuperable.

 

la nicotina presente en todos los productos de tabaco produce la adicción y es la responsable del síndrome de abstinencia que presentan las personas que dejan de fumar, en especial, si fumaron en exceso cigarrillos u otros productos de tabaco durante muchos años.

 

 

Los tres primeros después de dejar de fumar son días críticos, pero a partir del quinto día el ansia por fumar (craving) y el síndrome de abstinencia se torna menos intenso y más fácil de superar.

 

El síndrome de abstinencia varía en cada persona en sintomatología, momento de inicio, duración e intensidad. Es importante que aprender a reconocer todas sus manifestaciones físicas y psicológicas, de tal manera que las identifiques oportunamente y utilice estrategias que le ayuden tolerarlas mejor en caso de que se presenten.

 

Las manifestaciones PSICOLÓGICAS del síndrome de abstinencia son:

  • Ansias o deseo irrefrenable de fumar (craving)
  • Enojo, frustración e irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Falta de concentración
  • Depresión
  • Sentimientos de frustración
  • Problemas para dormir

 

Las manifestaciones FÍSICAS del síndrome de abstinencia son:

  • Ansias o deseo irrefrenable de fumar (craving)
  • Dolor de cabeza
  • Temblor en las manos
  • Cambios en el sabor
  • Pérdida o incremento en el apetito
  • Náuseas y vómito
  • Espasmos musculares
  • Cansancio y debilidad
  • Hormigueos en la piel

 

Ahora bien, enfrentarse a los temores de última hora y aclar las dudas sobre dejar de fumar:

En su primera semana de dejar de fumar, lo más difícil de este proceso será especialmente las primeras 48 horas. Pero nunca olvide que fumar un cigarrillo devuelve todo el proceso y hace que los síntomas de abstinencia sean peores.

 

Es importante seguir recordándose a sí mismo que todo el tiempo que perdure como no fumador es una inversión.

 

¿Cómo afrontar la próxima semana después del “día D”?

 

No fumar es una habilidad en la cual te vas a volver un experto con práctica y paciencia, por tanto, es importante: “Poner en práctica todas las estrategias establecidas previamente para evitar fumar en el transcurso de los próximos días”.

 

Piense siempre en el presente y en su decisión de no fumar en el día de hoy, no piense en el futuro.

 

Si las ganas de fumar le sacan de casillas entonces:

  • Retomar nuevamente sus motivos para dejar de fumar, recuerde que los tiene escritos y en un lugar a la vista.
  • Valorar su esfuerzo
  • Piense en cuánto tiempo lleva sin fumar…días, semanas, horas
  • Recuerde que cada minuto le ha costado un gran esfuerzo y lo ha conseguido
  • ¿Es el momento para perderlo todo?
  • Si los episodios de ganas de fumar se repiten mucho y te siente terrible, recuerde que existe la terapia de sustitución de nicotina con medicamentos, estos te pueden ayudar a superar la dependencia física.

 

A continuación, te describimos algunas manifestaciones del síndrome de abstinencia y te sugerimos algunas estrategias para superarlas:

 

El NERVIOSISMO Y/O TENSIÓN

 

El nerviosismo generalmente se produce por laretirada abrupta de la nicotina y la preocupación por dejar de fumar

 

Estrategias para disminuirlo:

 

  • Aumente la actividad física
  • Realice la respiración diafragmática
  • Reduzca o evite el consumo de cafeína
  • Trate de mantenerse ocupado
  • Apoyase en tratamiento farmacológico
  • Llamar a un familiar o amigo (apoyo)

 

IRRITABILIDAD

La irritabilidad interfiere con las relaciones personales y profesionales y te puede causar problemas.

 

  • Estrategias para disminuirlo:
  • Realizar actividades placenteras
  • Buscar salir a caminar
  • Realizar respiración diafragmática
  • También es importante recibir apoyo y comprensión por parte de red familiar y la red social.  Informar y educar a su familia y amigos que está en proceso de dejar de fumar.

 

LETARGO O CANSANCIO

 

La primera semana después de dejar de fumar puede aparecer sensación de cansancio y letargo, también producto de la falta de estímulo de la Nicotina.

 

Estrategias para disminuirlo:

 

  • Asegure tener un descanso reparador, duerma diariamente sus horas habituales
  • Aumente la actividad física
  • Evite situaciones estresantes
  • Evite tiempos inactivos en el día

 

ESPASMOS MUSCULARES Y TEMBLOR EN LAS MANOS

 

Recuerde que el temblor se puede producir por el síndrome de abstinencia de nicotina. No se alarmes.

 

Estrategias para disminuirlo:

 

  • Si tiene chicle de nicotina, puede utilizarlo de rescate en ese momento, también le ayudara:
  • Realizar respiración diafragmática
  • Aplicar alguna técnica relajación
  • Realizar estiramientos musculares dos veces al día

 

 

AUMENTO DE APETITO Y/O ANTOJOS

 

El apetito y el aumento de los “Antojos” se presentan como sustitutos del cigarrillo y a largo plazo es el responsable del aumento indebido de peso que puede presentarse al dejar de fumar y como consecuencia del consumo de “antojos poco saludables”.

 

Estrategias para disminuirlo:

  • Incrementa la actividad física
  • Si no logra controlarse asiste a la consulta con nutricionista
  • Según sus gustos escoja antojos bajos en azúcar como el apio, zanahoria, fruta picada, uvas, goma de mascar, frutas pasas, galletas integrales, maní, soya, etc.
  • Utilizar como estrategia de distracción, lavarse los dientes.
  • Aumente el consumo de agua si no tiene contraindicación médica.

 

 

DOLOR DE GARGANTA Y DE CABEZA

Sensación de resequedad en la garganta o dolor de garganta.

 

Estrategias para disminuirlo:

 

  • Aumente el consumo de agua si no tiene contraindicación médica.
  • Use pastillas para la tos
  • Chupar hielo o frutas congeladas
  • Utilizar lubricantes o vaselina en los labios
  • Aumentar los tiempos de descanso
  • Realizar ejercicios de respiración diafragmática

 

ESTREÑIMIENTO

 

En algunos pacientes la nicotina actúa como un laxante, en los primeros diez días del proceso de dejar de fumar, es posible que se presenten episodios de estreñimiento.

 

Estrategias para disminuirlo:

  • Aumentar la ingesta de líquido
  • Aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra
  • Ejercicio continuo
  • Un laxante suave puede ser útil para controlar el estreñimiento. (consultar al médico tratante).

 

 

 

Si requieres apoyo profesional escríbenos: dejardefumar@fsfb.org.co, o llámanos en Colombia al PBX: (60-1) 6 030303, extensión 5842- 5843 

 

Profesionales

Encuentra tu doctor

Selecciona una opción según el tipo de búsqueda que deseas realizar.

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología