Pasar al contenido principal

Ingresa

Con la tecnología de Google TraductorTraductor
SpanishSpanish EnglishEnglish

Los cigarrillos electrónicos y sus efectos en la salud

Remote video URL

 

La industria tabacalera ha innovado en los formatos de consumo de tabaco, con modalidades cada vez más llamativas y sofisticadas, junto con movimientos sociales y campañas que incentivan el consumo en poblaciones jóvenes y vulnerables. Por lo tanto, es importante comprender estos dispositivos para mitigar el acceso y la desinformación sobre su capacidad de daño. 

 

¿Conoces el cigarrillo electrónico?  

Estos dispositivos se han introducido gradualmente en el mercado y en la vida de jóvenes y adultos, pero no son una solución real para disminuir el consumo de nicotina ni para dejar de fumar. Funcionan calentando una solución líquida para crear un aerosol que los usuarios inhalan. Su diseño imita productos de tabaco y otros dispositivos comunes como linternas o bolígrafos. 

 

 

 

Aunque se crearon con la intención de reducir la tasa de mortalidad asociada con el tabaquismo tradicional, ayudar a dejar de fumar y reducir los costos de los cigarrillos convencionales, se ha demostrado que no cumplen estas premisas. Por el contrario, aumentan la mortalidad en jóvenes por enfermedades pulmonares agudas, están asociados a enfermedades pulmonares graves y duplican la probabilidad de que los usuarios terminen fumando cigarrillos convencionales. Además, la nicotina presente en estos dispositivos es altamente adictiva y puede causar daños cerebrales graves en niños y adolescentes, que son más vulnerables que los adultos. 

 

Desafortunadamente, aún no hay políticas públicas ni suficiente información para mitigar de manera efectiva los efectos negativos de estos dispositivos en la salud de las personas.

 

En Colombia con la aprobación en el Congreso y la posterior sanción presidencial el pasado 9 de mayo de la Ley 2304 de 2024, se materializa el esfuerzo de años de trabajo de diferentes organizaciones científicas y de la sociedad civil, para conseguir la regulación de los cigarrillos electrónicos en Colombia, también denominados vapeadores.  

 

La ley 2304 de 2024 modifica y actualiza la ley 1335 de 2009 denominada “Ley de control del tabaco” en Colombia. Esto quiere decir que todas las medidas de control que se están aplicando a los productos de tabaco (como los cigarrillos convencionales y tabaco para fumar o masticar), se aplicarán ahora a los cigarrillos electrónicos. Estos dispositivos técnicamente se denominan Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN) o Sistemas Similares sin Nicotina (SSSN). La nueva regulación aplica también a los Productos de Tabaco Calentado (PTC), a los Productos de Nicotina Oral (PNO), a los demás productos sucedáneos e imitadores y a los dispositivos necesarios para el funcionamiento. Adicionalmente, con la nueva ley se amplía el concepto de humo de tabaco para incluir los aerosoles producidos por los mencionados productos y así fortalecer los espacios libres de humo que se han implementado exitosamente en nuestro país. 

 

Por otro lado, la nueva ley incluye los derechos de los consumidores de productos de tabaco, sucedáneos e imitadores, aclarando que tienen derecho al acceso a la información sobre estos productos y a acceder a programas y proyectos para la prevención y cesación de estos productos, siguiendo las directrices del Ministerio de Salud. En la ley de 2009 solo estaban consignados los derechos de los no consumidores. En ambas leyes aparece el mandato de que el Ministerio de Salud y Protección social implemente estrategias y campañas de educación sobre los efectos nocivos de todos los productos de tabaco. 

 

Entre las medidas de control de estos productos, incluyendo ahora a los cigarrillos electrónicos, están la prohibición de la venta a menores }edad, la prohibición de la publicidad promoción y patrocinio y la regulación del empaquetado y etiquetado. Este último debe tener las siguientes características: no debe ser atractivo para menores de edad, no debe sugerir que su consumo lleva al éxito, ni incluir publicidad engañosa y debe incluir advertencias sanitarias que ocupen el 30% de cada una de las caras del empaque. Todo esto en cumplimiento del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, al cual Colombia está adherido.

El empaquetado y etiquetado, así como las medidas sobre prohibición de publicidad, promoción y patrocinio sobre los SEAN, SSSN, PTC Y PNO tendrán un plazo de un año para aplicarse. 

La implementación de la ley 2304 de 2024 significa una ganancia para todos los colombianos, especialmente para niños, niñas y jóvenes al establecerse medidas que previenen el inicio del consumo y limitan el acceso a estos productos. También, ganan los pacientes y el sistema de salud porque se podrán prevenir enfermedades no transmisibles como el cáncer y enfermedades respiratorias crónicas. Por otro lado, ganan los no consumidores al evitar la exposición de segunda y tercera mano de los humos y aerosoles de estos productos nocivos para la salud. Queda pendiente una nueva ley para incrementar los impuestos a los productos de tabaco en todas sus formas, incluidos los cigarrillos electrónicos, como una medida de salud pública que limitará aún más el acceso y consumo en niños, niñas y jóvenes y en poblaciones vulnerables. 

 

Los componentes identificados en el cigarrillo electrónico:  

Estos componentes incluyen formaldehído, propilenglicol, alcohol bencílico, dimetil éter, compuestos orgánicos volátiles, diacetilo, nicotina, glicerina y partículas ultrafinas, todos ellos asociados con diversos problemas de salud. 

 

Es esencial alertar sobre su uso en jóvenes, ya que su popularidad ha aumentado significativamente en los últimos años. Su uso, motivado por la curiosidad, el sabor y la percepción errónea de daño, triplica el riesgo de que los jóvenes comiencen a fumar cigarrillos convencionales u otras sustancias psicoactivas. 

 

En Colombia, la falta de legislación clara sobre su comercialización facilita la aplicación de estrategias de marketing dirigidas a poblaciones vulnerables. Algunos estudios han revelado que hasta el 30% de los estudiantes en ciertas escuelas de Bogotá son usuarios frecuentes de estos dispositivos. 

 

La epidemia de enfermedades pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos en 2019 en Estados Unidos, con más de 2.000 casos y 39 muertes reportadas, es un claro ejemplo de los riesgos para la salud asociados con estos dispositivos.

 

En resumen, los cigarrillos electrónicos, aunque tienen una apariencia diferente, siguen siendo perjudiciales. Irritan las vías respiratorias, afectan la memoria, causan neumonía y asma, y aumentan la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Su consumo también incrementa significativamente el riesgo de fumar cigarrillos convencionales y otras sustancias psicoactivas.  

 

 

 

El consumo de cigarrillos electrónicos (SEAN), vapeadores y todas las diferentes alternativas que el mercado ha facilitado para el consumo de tabaco, es completamente diverso y con un atractivo portafolio de alternativas con productos variados en color, sabor, presentación, precios y sobre todo acceso, ya que muchos de ellos pueden llegar a domicilio en menos de 10 minutos a casa.

 

Es por ello, que los padres, docentes y toda la red de apoyo de los niños, niñas y adolescentes deben conocer información de valor de estos productos, ya que muchos no tienen claridad el cantidad de nicotina que tienen y que otros productos pueden contener. Actualmente, se cuenta con evidencia de algunos casos clínicos documentados en los que se han encontrados afectaciones importantes en la salud de las personas especialmente adolescentes y adultos jóvenes con cuadros severos de afectación en la salud pulmonar y cardiovascular, entre otros hallazgos. 

 

En el escenario posible en el que su hijo(a), este usando cigarrillos electrónicos, es muy importante tener una respuesta comprensible y no reactiva a la situación, ya que esto ayudará a facilitar la apertura a conocer porque  se esta realizando el consumo, cuales son las fuentes de suministro y la incorporación de posibles alternativas. Por ello, tenga en cuenta los siguientes pasos:

 

  1. Favorezca la comunicación con sus hijos(as), facilite el diálogo y el conocimiento las actividades en las que invierte su tiempo libre, su grupo de amigos y los intereses que tienen entre ellos.

  2. Infórmese de los diferentes tipos de dispositivos que existen para el consumo de tabaco o cigarrillos electrónicos.

  3. Dar ejemplo: el primer paso para evitar el acceso a estos dispositivos es el ejemplo que puedes dar a tus hijos para evitar el consumo de estas sustancias, el ver el consumo de sus padres afecta la posibilidad de querer hacerlo y aumenta la disponibilidad de ellos, para iniciarse en su consumo.

  4. Informe a sus hijos y explique de manera sencilla las diferentes posibilidades de consumo de estas sustancias, sus efectos y los escenarios en la que extraños o sus propios amigos pueden ofrecerle estos dispositivos o cigarrillos.

Profesionales

Encuentra tu doctor

Selecciona una opción según el tipo de búsqueda que deseas realizar.

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología

Dra. Lina Hernández

Cardiología